historia

Bonifacio

En el año 1915, Bonifacio Mediavilla, funda en Logroño un taller de reparación mecánica, dedicado a reparar todo tipo de maquinaria agrícola. Así mismo, el taller se dedicaba a la cerrajería tanto de obra como de cerraduras y cajas fueras, que en dicha época eran escasas.
Bonifacio fabricaba artesanalmente cerraduras para viviendas y bodegas, con llave de tamaño grande. Este tipo de cerraduras resultan curiosas hoy en día no solo por su antigüedad y tamaño de llave, sino porque incorporaba una serie de mecanismos-trampas en su interior. Además de no permitir su apertura a personas ajenas, dejaban bloqueada la llave que no fuera la propia de la cerradura.

Ramón

En el año 1947, falleció Bonifacio, y su hijo, Ramón Mediavilla asumió el control del negocio y continuó la línea de su padre, es decir, reparación de maquinaria agrícola y construcción de aperos agrícolas, ya que en los años 50 y 60, se utilizaban con mucha frecuencia en La Rioja y provincias limítrofes. También se dedicaba de una manera ya más habitual a la apertura y reparación de cajas fuertes, siendo las entidades bancarias los principales clientes.
De la misma manera, en esta época empiezan a instalarse las primeras cámaras acorazadas en Logroño, todas ellas con mecanismos mecánicos que actualmente se conservan en algunas de ellas.
Ramón, muy inquieto, fabricaba él mismo muchas herramientas para la apertura de cerraduras y cajas fuertes. Años más tarde comenzó a importar algunas herramientas directamente desde Estados Unidos.

Pablo

Ya en el año 1973, Pablo Mediavilla Murúa, hijo de Ramón abre un pequeño establecimiento en Hermanos Moroy 22, frente al establecimiento actual, que se encuentra en el número 23 de la misma calle, dedicándose exclusivamente a la venta, reparación e instalación de cerraduras, copia de todo tipo de llaves y llavines, así como a la apertura, instalación y reparación de cajas fuertes.
Debido al despliegue económico de nuestor país, ya en el año 1981 y situado en su establecimiento de Hermanos Moroy 23, comienzan a llegar al mercado los primeros sistemas de cerraduras electrónicas para vivientas y cajas fuertes.

Pablo

En la actualidad, Pablo Mediavilla y su hijo, también de nombre Pablo, siguen al frente del negocio, ofreciendo a sus clientes poroductos de calidad y sobre todo un buen servicio.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si aceptas la instalación de cookies o continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies